Saturday, February 17, 2007

¿QUÉ ES EL CHILL OUT?

En la historia de los géneros, estilos y subdivisiones musicales, tal vez ese extraño fenómeno llamado chill out destaque, precisamente, por no querer destacar. Afectado de una modestia intensa, casi incómoda, el chill out (en inglés, una referencia a la calma, a la tranquilidad, al relax) es, más que un estilo musical con características propias, una zona, una situación, un «área de descanso». Su música, emparentada con la New Age pero sin pretensiones trascendentalistas, comparte demasiados rasgos con otros subestilos llamados ambient, downtempo o trip-hop como para reclamar identidad alguna. Por otra parte, recoge bulímicamente lo que necesita de casi todo lo demás, desde estilos más próximos como el acid jazz y la fusión étnica hasta géneros improbables como la ópera, el flamenco y el tango. Ante tan expansivo espectro, no es de extrañar que sus intérpretes se multipliquen al infinito, y que incluso se asigne el dudoso prestigio de artista chill out a músicos más personales como Bjork, Chemical Brothers y hasta Pat Metheny. De hecho, su carácter de música «útil» permite que ese nombre pueda aplicarse a cualquier tema musical donde la atmósfera, el clima o el ambiente sean sus características dominantes, en oposición al ritmo o la melodía. Esta dispersión genera unos cuantos problemas a la hora de caracterizar esta música de una manera separada de su utilización práctica: el chill out más que un estilo, es una herramienta: música para relajarse, para el living, como oposición a las tensiones del trabajo o de la pista bailable. Tempos suaves y tranquilos, sin sobresaltos, con acordes ostinados y melodías sin sorpresas ni estridencias. Y, finalmente, más que los artistas, y sus obras de calidad disímil, en realidad los verdaderos protagonistas de este estilo sin nombre propio son los compiladores, como Bruno from Ibiza u otros de los responsables de las conspicuas recopilaciones de Café del Mar, un bar ibicense donde se hace culto a la puesta del sol, cuyos discos se han vendido por millones y han servido de banda sonora a proyectos culturales dudosos como el Fórum de Barcelona y también al CD-ROM realizado por el gobierno de España para resumir su presidencia de la Unión Europea.
Si bien el término chill out apareció a mediados de los noventa para englobar varios subgéneros caracterizados por esos tempos lentos y sonidos suaves, algunos relacionan el origen de la idea a la concepción «ambientalista» de Brian Eno para su (este sí) excelente disco Ambient 1: Music for Airports, que él definió como «música para inducir calma y generar un espacio para pensar». En realidad, el carácter proteico, multiforme y despreocupado del chill out permite que se lo relacione tanto con los cantos gregorianos que tan de moda estuvieron hace unos años como con los intentos minimalistas de Philip Glass, la «música mueble» de Erik Satie o las rupturas de John Cage. Pero mientras todos estos artistas planteaban una búsqueda seria y vital de una nueva manera de entender su arte, el chill out es una música intercambiable, blanda y descartable, relacionada, en su filosofía o falta de ella, con otros sonidos igualmente flojos y sacarinados como la música lounge (música de bares, casinos y hoteles) o la easy listening (música fácil de escuchar), de algunas décadas antes. Hoy en día, alrededor de discotecas londinenses como Ministry of Sound, ahora sello discográfico, o de la escena ibicense de música electrónica para después del baile, el chill out se presenta, más que como una música, como una cultura sensorial, o espacial, donde los cinco sentidos reciben una especie de mimo constante, entre relajante y entumecedor. Con inmensos festivales como el británico Big Chill, que se celebra desde 1995 y que incluye desde formaciones musicales hasta espectáculos visuales, masajistas y terapias alternativas o el Sensomusic, que se celebró este verano en Madrid con motivo del 25 aniversario de Café del Mar, la música y la cultura chill out avanzan lenta pero inflexiblemente, como el agua blanda, creando, con sus sonidos acolchonados, esponjosos y débiles, la banda de sonido de un universo repleto de amaneceres eternos y carente de las tensiones de la vida.

8 comments:

Anonymous said...

Es una música para cerebros lavados, con canciones sacadas de uno y otro disco sin criterio, sobre todo sin un criterio orgánico. Por suerte últimamente los artistas se niegan a aparecer en esos engendros.
Publicá más notas de géneros musicales y de falsos géneros, por favor.
¡Aguante Rickie Lee Jones!

Anonymous said...

Hombre, sin insultar las personas llegamos más lejos... no caigas en lo facil y decir sin justificar que no hay criterio. ¿Cuando a un artista le gusta calificarse o reconocerse en un genero concreto?

Chill Out es un nuevo término que como cualquier otro intenta definirse a si mismo. ¿Cuantos años tardaron el rock o el pop en ser reconocidos? Creo que tu problema es te han dicho que eso que has escuchado es Chill Out, trata de tener tu propia opinión más elaborada la proxima vez. La gente del ChillOut te lo agradecera, ya que al menos el cerebro sabemos usarlo.

Eduardo said...

Ah, estos contradictorios y esquizofrénicos Anonymous... He escuchado bastante y sigo sosteniendo lo mismo sobre el chill out.

Anonymous said...

miren no se si a otros les guste el chill out pero a mi si no importa el tono lo que realmente importa es como la transmite o con amor o tristesa y ni hay porque decir el nombre del que lo hace sino callarnos por que es de muy mal amigo o amiga y no es una musica para cerebros lavados sino para todos y no es de un disco sacado de criterio y noes que quieran sacar lo mas facil es que no podemos pensar en nosotros mismos hay a otros que les guste asi mixta y no criticar eso es muy malo bueno adios y lo he escrito no lo tomen a mal y no me odien sin conocerme primero okkkk.

Eduardo said...

Este es el último comentario anónimo que publico. Den la cara, sátrapas.

Shadi Moon said...

La verdad a mi me agradó esta introducción al Chill Out, estilo tan incomprendido y como tu dices es mas un estilo de vida, me gustaría saber si podría usar parte de tu introducción en mi foro pues el tema del Chill Out esta naciendo en mi foro al cual me gustaría invitarte y claro por supuesto le daría los créditos correspondientes a tu blog, pues veras yo también tengo un blog pero es una radio virtual, búscala como Jadaradio, seras bienvenido. Atte. Dj Shadi

Eduardo said...

Buenas, Shadi: primero, muchas gracias por pedir autorización para usar mi artículo en tu página, una actitud que desgraciadamente es poco frecuente. En principio puedes utilizar cualquier artículo mío siempre que cites la fuente. Pero en este caso mi artículo tiene una posición ideológica clara respecto del chill-out, y no me gustaría que al fragmentarlo esa posición se desvirtuara. Por eso te rogaría que lo cites entero, o al menos que en tu texto aclares que mi artículo es crítico respecto de esta música. Gracias. Eduardo

Carlos Lea said...

El chill out es solo para gente que ha evolucionado intelectualmente y espiritualmente,con el pasar del tiempo. Somos de gustos esquisitos y ambientados en lo mas grandioso del ser.