Tuesday, March 04, 2008

MÁS ALLÁ DE LO PAREJO


Mezcla rara entre compilación al uso y nueva obra a partir del rejunte de varias anteriores (otra utilización más de la ya no tan nueva técnica del cortar y pegar como generadora de obras de arte), la última y esperada colaboración de Robert Fripp y Brian Eno, Beyond Even, un título que podría traducirse como «Más allá de lo parejo» o también «Más allá del número par», es tanto una mirada serena y retrospectiva como un pozo aparentemente sin fondo de nuevos descubrimientos musicales. Talentosísimo guitarrista, creador de proyectos múltiples y a veces simultáneos como King Crimson —la banda que definió el rock progresivo—, la Liga de Guitarristas Habilidosos —o de cómo varias guitarras pueden replantear la música de cámara— y sus incursiones electrónicas (los «frippertronics», los “soundscapes”, la imbatible pulsación de sus “discotronics”), Robert Fripp comparte muchas cosas con Brian Eno, estrella oculta primero del glam decadente de Roxy Music, luego de la música electrónica (inolvidables su “música para aeropuertos” y los otros discos “ambientales”) y luego como productor del sonido atmosférico que envolvió a gente como Peter Gabriel y U2 entre otros. Algo de lo que comparten es haber hecho, en 1972, No Pussyfooting, obra magna en colaboración que sigue sonando fresca, moderna, abrasiva e innovadora hoy en día. Otra cosa que comparten, de lo que no hablan mucho, es su relación mercantil con la informática. Brian Eno compuso la música de arranque del Windows XP; Robert Fripp, la del Windows Vista. Nunca tan pocas notas fueron tan escuchadas y seguramente rindieron tantas regalías.

En cuanto a mirada retrospectiva, Beyond Even oculta, dispersos, muchos de esos sonidos y esas hogueras. Hay ecos crimsonianos, mucha música «ambient», sonidos que recuerdan a instrumentos reales pero ligeramente deformados, pulsaciones inesperadas que sacuden expectativas, ritmos y texturas que aparecen como capas traslúcidas de una cebolla mágica. No tiene el nivel de sorpresa de No Pussyfooting, y suena bastante similar a Equatorial Stars (2004), pero en cualquier caso de nada sirve anclarse en el pasado. Con el subtítulo 1992-2005, la ficha técnica habla de trece temas grabados a lo largo de catorce años que, en la edición especial de 2 CD, suenan casi como uno solo en el primero (el que se va a comercializar masivamente) y que se pueden escuchar separadamente en el segundo. Hay bastante de boutade en esto de los dos discos, pero lo que prima en Beyond Even es la idea de que la música, incluso aquella fuertemente anclada en el pop y con guiños sospechosos o no del todo irónicos a la New Age, puede albergar el tesoro de una escucha larga y satisfactoria.

Publicado en la sección MÚSICA del suplemento cultural ABCD - enero 2008

1 comment:

John_Carter said...

Eduardo, tus artículos son una gratísima sorpresa.
Si bien hace muchos años te conozco personalmente, recién ahora, 29 años transcurridos desde nuestra juventud, vengo a hacerlo profesionalmente y para bien.
Igualmente la razón de este post (y si deseás eliminarlo luego de leído no es problema) es una sugerencia.

Even: The latter part of the day (the period of decreasing daylight from late afternoon until nightfall)

Quizás sean obras revisadas en ése cierto momento de la vida.

Saludos
Fernando Castello